Buscar
  • Alojamientos
  • Áreas de Interés
  • BTT
  • Gastronomía
  • Lugares emblematicos
  • Minas
  • Miradores
  • Museos
  • Números de Interés
  • Patrimonio
  • Piscinas
  • Real Estate
  • Restaurant
  • Senderismo
  • Servicios
  • Shopping
  • Vías Ferratas
Donde

La sede del Archivo es Ço d’Ademà, antigua casa señorial, más conocida como Casa deth Senhor de Arròs. Este edificio fue construido hacia 1820 por Francisco Ademà Subirà. La Casa también es la sede institucional del Conselh Generau d’Aran.

El Archivo General de Aran ingresa ordinariamente la documentación del Conselh Generau d’Aran así como de otras instituciones públicas del territorio y, mediante convenio la de instituciones privadas o de personas físicas o jurídicas que quieran ceder en depósito o dar sus fondos de acuerdo con lo establecido en la Ley 10/2001, de archivos y documentos. Consta de una sala de consulta y atención a los usuarios; cuatro salas de depósitos con armarios compactos estanterías de pared y planas; una sala de recepción y una sala de desinfección.

Como fondos relevantes destacamos la documentación histórica de la máxima institución aranesa y el gran volumen de fondos patrimoniales procedentes de varias casas solariegas aranesas. La biblioteca auxiliar cuenta con libros de temática comarcal y ciencias sociales en general.

Los fondos documentales son accesibles online a través de “Arxius en línea”, el buscador de fondos y documentos de los archivos comarcales de Arxius i Gestió Documental del Departamento de Cultura de la Generalitat de Catalunya. También se puede acceder a ellos de forma presencial a través de los equipos informáticos del archivo.

En la Val d’Aran la memoria histórica es uno de los tesoros mejor guardados, ya que permite que las nuevas generaciones comprendan las circunstancias que dieron forma a la cultura y al actual territorio del valle. En el Archivo Histórico General de Aran se conserva la mayor parte de los documentos de relevancia histórica.

Era Querimònia

El lunes 12 de agosto de 1313 en la capilla del Palacio Real de Lleida, los síndicos y procuradores del Valle de Aran, en representación de los araneses, prestaron juramento ante Jaume II, reconociéndolo como rey y señor natural. Los representantes araneses enviados a Lleida habían presentado ante el rey las libertades, franquicias e inmunidades y costumbres observadas en Aran, desde siempre, por los anteriores monarcas. Estas se presentaron por escrito en capítulos y se pidió al rey Jaume de confirmarlas. El rey reconociendo los habitantes de Aran como sus fieles y queriendo hacer justicia determinó confirmarlas y en alguno de ellos hacer provisiones y ordenamientos. El documento conocido como Querimònia fue otorgado por el rey desde Lleida, el 23 de agosto de 1313, y fue confirmado a lo largo de los tiempos por los sucesivos monarcas, desde Alfonso IV (1328) hasta Fernando VII (1817). Los araneses tendrán sus tierras, viñas, casas, frutales, aguas, pesca, caza, regadíos y aprovechamientos forestales y de pastos completamente libres. El rey sólo se reserva el derecho de percibir un fogaje, un sestercio de trigo anual por casa (unos veinte litros). Se reconoce el régimen económico familiar de la “Mieja Guadanheria” y el retracto gentilicio nombrado Tornería. El documento original de 1313 se encuentra perdido desde antiguo. Desde siempre se ha considerado la ratificación de 1328 como la verdadera Querimònia. Es un documento en pergamino fechado el 15 de mayo de 1328.

Carta de Felipe V

Carta de Felipe V otorgando permiso a los araneses para comerciar con Cataluña, Aragón y Francia. En el fondo documental del Conselh Generau d’Aran y dentro de la serie Correspondencia se conserva una carta de Felipe V dirigida a los habitantes del Valle de Aran de 6 de febrero de 1706. En ella se informa de un Memorial, fechado el 18 de noviembre de 1705, que Jerónimo Malla, gobernador de Castillo León, y los consejeros del Consejo General del Valle de Aran han hecho llegar al monarca. En él informan de la resistencia que han demostrado ante la invasión y el intento de asalto a la principal fortaleza aranesa por parte de los partidarios del archiduque Carlos III en 1704. En agradecimiento a esta resistencia, el rey otorga permiso a los araneses para poder comerciar con Cataluña, Aragón y Francia.

Nombramiento de gobernador

En respuesta a una demanda del Sindic d’Aran, Carlos III, archiduque de Austria, nombra a José Pausa, capitán de caballos, para el cargo de gobernador de Castillo León. El archiduque reconoce la fidelidad de los araneses y la contribución que habían hecho para restaurar la principal fortaleza aranesa que había resultado muy dañada en el último asalto de 1706. Es entre el 24 de agosto y 22 de septiembre 1706, cuando un grupo de milicianos araneses, capitaneados por José de Portolá, Ramon Moga, Josep Puig, Jaume Mora y Francesc Puig del Poal y partidarios del archiduque atacan la guarnición de Castillo León en manos de los partidarios de Felipe V.

Memorial de Garòs de 1711

Memorial de lo que sufrió el lugar de Garòs en el año 1711 por la entrada de las tropas de Felipe V, siendo general de dichas tropas el Marqués de Arpajon

El documento forma parte de la documentación patrimonial de Ço d’Eira y Ço deth Barbèr de Garòs (1581 hasta 1899). Contiene un Memorial que explica el que sufrió el pueblo de Garòs debido a la entrada de las tropas del rey Felipe V y el trato que dio el Marqués de Arpajon, comandante borbónico, a los habitantes de este lugar. El texto se puede datar entre los meses de septiembre y noviembre de 1711. El Marqués de Arpajon, mariscal de campo de la Armada del rey, caballero de la orden militar de San Luis y comandante de las tropas de las dos coronas, llega desde Benasque al Valle de Aran y pone asedio a la fortaleza de Castillo León en septiembre de 1711. Es el 9 de octubre de 1711, cuando la fortaleza capitula y el capitán José Pausa, gobernador real, la entrega a manos de Arpajon. El Marqués pedirá a todos los pueblos de Aran que paguen una contribución que él mismo ha tasado. El lugar de Garòs es tasado para mantener las tropas del marqués en 150 doblones. Al no recibir todo el dinero, Arpajon envía un destacamento de dragones que saqueará el ganado y toda la cosecha de las 33 casas que forman dicho pueblo.

Libreta sindical de 1711

Libreta del sindicato de Sanci Aunòs Demiguel, Síndico General de Aran entre 1710 y 1712. En el fondo patrimonial de Ço de Joanchiquet de Vilamòs se conserva la libreta del sindicato de Sanci Aunòs de Miguel entre los períodos 1710-1711 y 1711 a 1712. Los oficios del Consejo General del Valle de Aran, a partir de las Ordenanzas de Juan Francisco de Gracia, eran de elección anual. Excepcionalmente y, seguramente, debido al conflicto bélico de la Guerra de Sucesión, Aunòs ocupará el cargo de síndico durante dos años seguidos. Sanci es el heredero de la familia Aunòs en el período que va desde finales del siglo XVII y comienzos del siglo XVIII. En 1707, ya se puede vincular a la administración local aranesa, ya que sale en los documentos como prohombre de la villa de Vilamòs. Un año antes de su nombramiento como Síndico ocupa el cargo de consejero del terçon de Lairissa. Su nombramiento como Síndico Generau de la Val d’Aran se produce en el pueblo de Arró el 4 de octubre de 1711 y tiene lugar en pleno asedio de la fortaleza aranesa de Castillo León por parte de tropas francesas favorables a Felipe V. Es el 23 de septiembre de 1711, cuando el marqués de Rozel entra en el Valle de Aran sin encontrar hostilidad, pronto toma los pueblos que se encuentran entre Es Bordes y Pont de Rei. El cuartel general se instaló en la población de Arró. El 25 del mismo mes, el marqués de Arpajon se coloca delante de Castillo León, pero se encuentra sin artillería y se plantea minar la fortaleza con la ayuda del ingeniero Delorme, que ya había realizado los mismos trabajos en los sitios de Girona y Alicante. El 9 de octubre de 1711, Arpajon anuncia por carta la rendición de la principal fortaleza aranesa. El gobernador Pausa, 12 oficiales y 150 soldados son hechos prisioneros y llevados primero a Saint-Béat y luego a Toulouse.

Era casa deth Senhor

El edificio fue construido en 1820 como un regalo del prohombre Francisco Ademà para su mujer, natural de Arròs. Eran épocas de vacas gordas para la familia y no se limitaron los gastos para construirse. Así, poco a poco, se fue levantando una especie de palacio en el centro del pueblo. La mansión era notablemente diferente de todas las demás en varios kilómetros a la redonda. Era diferente, incluso, de todas las casas del valle, y fue eso, precisamente, lo que la convirtió en un signo de ostentación innecesaria y en motivo de envidias y habladurías.

Estaba llena de detalles aristocráticos, como los sillares de piedra de mármol francés, traídos especialmente desde Saint-Béat con carros tirados por bueyes, o las portadas de madera, de la más alta calidad y cortadas por los mejores ebanistas del Valle de Aran.

Los vecinos de Arròs explican que los Ademà eran tan ricos que, en aquellos tiempos de bienaventuranza, el dueño de la casa hizo enterrar bajo cada una de las seis pilastras de la fachada bolsas llenas de doblones de oro. Afirman que también eran la familia más rica de la montaña, y que tenían habitaciones llenas de monedas del dorado metal. Pero los acontecimientos siguen siempre los mismos pasos, y la historia se escribe en zigzag. Llegó un momento que, en aquella familia, los negocios no funcionaron tan bien. El señor Francisco fue víctima de secuestros y poco a poco fue cayendo en desgracia. La familia decidió mudarse y la casa quedó abandonada durante muchos años hasta que, al final, fue adquirida por el ayuntamiento de Arròs.

Así funcionó sucesivamente como cuartel de la Guardia Civil, como sede del Ayuntamiento y como escuela local. Incluso hubo un momento que los araneses, que luchaban por descentralizar el territorio, propusieron que el Conselh Generau d’Aran ocupara ese edificio singular, aunque, al final, la histórica institución mantuvo sede en Vielha.

Puntúa y deja una opinión

Your Rating for this listing

angry
crying
sleeping
smily
cool
Buscar

Your review is recommended to be at least 140 characters long