Buscar
  • Alojamientos
  • Áreas de Interés
  • BTT
  • Gastronomía
  • Lugares emblematicos
  • Minas
  • Miradores
  • Museos
  • Números de Interés
  • Patrimonio
  • Piscinas
  • Real Estate
  • Restaurant
  • Senderismo
  • Servicios
  • Shopping
  • Vías Ferratas
Donde

Santa María de Arties es una iglesia románica considerada como un estandarte de la arquitectura románica aranesa. ​Se encuentra en un punto elevado donde también había el castillo de Arties, del cual solo se conserva una torre.

Santa María de Arties es un edificio de planta basilical de tres naves, encabezadas por tres ábsides de los cuales solo se conservan los dos laterales, semicirculares. ​El ábside central se perdió y ha sido reconstruido modernamente. En los ábsides laterales hay decoración de horquillas ciegas y una franja de taqueado francés o ajedrezado en diagonal. ​En el ábside sur los arcos lombardos descansan sobre ménsulas adornadas con motivos y líneas horizontales, con algún detalle como una cruz entre dos de los arcos, o un motivo esquemático en vegetal. ​ En la decoración del ábside norte hay una con forma de cara. ​

La nave central es de bóveda de cañón y sufría un proceso de apertura que todavía se puede ver en los desplomes de las pilastras. El año 1999 se hizo una intervención para solucionar esta disfunción. Las naves laterales tienen bóveda de un cuarto de circunferencia y quedan separadas de la central por una arcada de arcos de medio punto que se sustentan encima de 6 pilares cilíndricos que separan el templo longitudinalmente en 4 tramos.

El edificio está datado del siglo XII, relativamente tarde en comparación a otras iglesias aranesas, y a pesar de las reformas conserva su aspecto románico inicial, especialmente en los ábsides y la puerta norte.

Tiene dos portaladas de acceso. La portalada principal, que se abre a la fachada norte, presenta 6 arcos de medio punto, con dovelas, soportados por montantes con el mismo número de pilastras cilíndricas. La decoración presenta motivos como el taqueado jaqués y botones semicirculares. ​ La última arquivolta está rematada con una cenefa con taqueado francés en diagonal, idéntica a la de la cornisa de los ábsides. Dos piedras ménsulas están decoradas con forma de caras masculinas. Una cruz está grabada en uno de los bloques junto a la puerta.

La puerta encarada al sur comunica con el cementerio, y presenta 3 arcos de medio punto en degradación, transmitidos a los montantes, sin decoración. En el muro sur hay una ventana estrechada y alargada, con decoración con motivos vegetales sobre el arco de apertura, formado por un único bloque de piedra. Una segunda ventana se encuentra en el tramo cercano a la cabecera, con un arco apuntado, un poco gótico, y 3 arcos sobre pares de columnas. La parte superior de los arcos conserva restos de pintura.

En el extremo oeste hay un campanario de 5 pisos con cubierta piramidal, de estilo situado entre el románico y el gótico, ejecutado a finales del siglo XIII o principios del XIV. Al extremo este hay un campanario de espadaña.

En el interior del edificio hay una pila bautismal, a la entrada, concebida por el bautismo por sumersión y decorada con motivos geométricos. El altar está soportado por un «tenante» del siglo XI. Varios retablos barrocos del XVIII han sido incorporados a los laterales del presbiterio.

La iglesia cuenta con un retablo originario del XV, que representa varias escenas bíblicas de la vida de la Virgen María que está considerado una obra maestra de la pintura gótica. ​Ha sido restaurado por el Centro de Restauración de Bienes Muebles de San Cugat (Barcelona).

En el techo del presbiterio hay unas magistrales pinturas murales, de autor desconocido, que representan las escenas bíblicas del Juicio Final con el infierno, el cielo y la resurrección de los muertos. Se conservan en muy buen estado y son de una ejecución excelente. Datadas en los alrededores de 1580, son de las pinturas murales más importantes que se conservan en el Pirineo. ​Las imágenes reflejadas a las pinturas han sido comparadas con las del Bosco, debido a la riqueza de detalles y la emotividad que transmiten. ​

El conjunto representa varios episodios del día del Juicio Final. ​Algunas figuras son devoradas por un enorme dragón de dientes afilados, empujadas por demonios con alas, y otros se cuecen dentro de una caldera azuzada por discípulas de Lucifer.

Puntúa y deja una opinión

Your Rating for this listing

angry
crying
sleeping
smily
cool
Buscar

Your review is recommended to be at least 140 characters long