La iglesia de Santa Eulària de Unha es de origen románico siglo XII consta de tres naves terminadas en cabeceras con tres ábsides, extremadamente decorados al gusto lombardo. La bóveda de la nave central es de cañón mientras que las laterales son de cuarto de esfera. Cuenta con dos campanarios, uno de espadaña que se sitúa sobre la cubierta a dos aguas en la cabecera y el otro en forma de torre añadido en el siglo XVIII de base rectangular con cuerpo octogonal rematado con una cúspide piramidal.

La decoración de la cabecera destaca por su parecido a la de San Clemente de Tahull, de hecho se cree que pudieron ser construidas por la misma cuadrilla, con la excepción de que en Unha la degradación de los arquillos se realiza en dos escalones, mientras que en Tahull se realiza en tres escalones. Los tres ábsides cuentan con la misma estructura compositiva a base de lesenas rectangulares y arquillos lombardos sobre el cual hay una franja de dientes de sierra. El ábside central cuenta con tres ventanas de arco de medio punto y en los otros dos se abren una más por cada uno del mismo estilo.

Se accede al interior por una puerta adovelada que está situada al sur y que carece de decoración, aunque en este muro podemos observar dibujos en dos de sus piedras.

La iglesia de Unha es la única del valle de Aran que conserva sus pinturas románicas murales, localizadas en la semiesfera del ábside central. Estas pinturas muestran fragmentos de lo que fue un Pantocrátor del cual se conserva su rostro, situado dentro de la mandorla y rodeado por el Tetramorfo.

Recientemente se han descubierto y restaurado unas pinturas pertenecientes al siglo XVI donde se aprecia el episodio bíblico en el que Jesús ora en el huerto de Getsemaní, el beso de Judas, la flagelación, Poncio Pilatos lavándose las manos, el camino del Calvario, la Crucifixión y el juicio final con Cristo Glorificado.

En el interior guarda un altar barroco (1736) de Santa Eulalia de Mérida en el ábside mayor y dos más, también barrocos (siglo XVIII) a los absidiolos, uno de la Virgen del Rosario y el otro de la Crucifixión de Jesús.

Igualmente, en el interior se encuentran frescos románicos, barrocos y renacentistas, descubiertos a finales de los 1990.

En la pared Norte hay escenas de la Pasión de Cristo, de inicios del siglo XVI. Hay un segundo con la representación de la vida de un Santo.

En la pared Sur se encuentra una representación de las Virtudes, de la época renacentista.

Cabe destacar en el interior, las dos pilas bautismales de origen románico. Tiene una pila bautismal de vaso cilíndrico (99 cm- 79 cm de diámetro) y pie corto (38 cm) en proporción a la pieza superior; este presenta semiesferas en su superficie. Estas semiesferas también se representan en las pilas de Vielha y Montcorbau. La parte superior, correspondiente al recipiente, presenta ornamentación en bajo relieve de motivos geométricos en zigzag, aspas y cuadrados. También hay una cruz como único elemento decorativo de referencia religiosa.

Se conserva otra pila bautismal por inmersión de formato rectangular-prismático y utilizada posteriormente como recipiente para el aceite; es posible que originariamente hubiera sido un sarcófago. En la superficie de la cara longitudinal si puede observar una amplia gama iconográfica lo que se puede interpretar como arte popular aranés, donde comparten espacio símbolos celtas y precristianos con otros puramente cristianos. Así se representan elementos geométricos (ondulaciones, círculos, aspas …) estampados en bajorrelieve y sin ningún tipo de proyección compositiva; situada más o menos en el centro de la composición hay esculpida una cruz latina. Presenta un pie cilíndrico de 67 cm de diámetro con semiesferas esculpidas y un vaso decorado en bajorrelieve representando el símbolo estelar de cuatro puntas rodeados por una cinta ondulada que da la vuelta todo el diámetro de la pila.

Rate us and Write a Review

Your Rating for this listing

angry
crying
sleeping
smily
cool
Browse

Your review is recommended to be at least 140 characters long